Dispareunia

No puedo mantener la erección durante mis relaciones sexuales. Siento como que mis erecciones no son lo suficientemente fuertes…”

¿Te duele la vagina al mantener relaciones sexuales? ¿Evitas el sexo por que te duele?

La dispareunia o coitalgia es el dolor o molestia que siente una mujer antes, durante o después de mantener una relación sexual. En los hombres puede darse, pero es mucho menos frecuente, así que nos vamos a centrar en la mujer.

Si notamos síntomas de dolor o molestia siempre que mantengamos relaciones, tenemos un problema. Estos síntomas pueden ser ardor, quemazón, dolor en la vagina o dolor incluso abdominal.  Recordemos que si ocurre puntualmente no implica dispareunia, tendría que ser de forma crónica.

¿Cuáles son las causas de la dispareunia?

La dispaurenia en mujeres, muchas veces viene dada por el vaginismo. Otras muchas son por infecciones, reacciones a materiales utilizados: preservativo, DIU, enfermedades urinarias, lesiones… Incluso a veces en gente mayor puede darse por vaginitis.

Otros motivos pueden ser por la falta de deseo o de excitación, los nervios o ansiedad hacen que no se lubrique adecuadamente y a la hora de mantener relaciones duela.

Para prevenir la dispaurenia, es importante una buena educación sexual, fomentar la lubricación y evitar infecciones , en el grado de lo posible mantener una buena higiene.

¿Cómo se trata la dispareunia?

En la mayoría de los casos tiene solución, así que no nos preocupemos de más.

Es un problema que irremediablemente afecta a la pareja, pero recordemos que no toda la fuente de placer y excitación reside en la penetración, descartar durante un tiempo las relaciones de penetración no significa renunciar al sexo.

La comunicación en la pareja es fundamental al igual que el apoyo que se puedan dar entre ellos.

Antes, hemos nombrado que la dispareunia podía darse en hombres, aunque es un caso muy especial: el dolor se da en el momento de eyacular, si pasa como norma, lo primero como siempre decimos, visita al médico, y después, si esta es causada por algo psicológico, la recomendación es consultar al correspondiente especialista.