Claves para una vida sexual plena

¿Te gustaría mejorar tu vida sexual? ¿Te lo has planteado alguna vez?

Primeramente para pasarlo bien y tener una vida sexual plena, tenemos que querer disfrutar, relajarnos, activar en nuestra mente la “clave erótica”. Eso es esencial para gozar de la sexualidad.

Estar en modo “clave erótica’ no es otra cosa que un estado de predisposición. Es como si nos pusiéramos unas gafas y todo lo viéramos con una connotación erótica. Esto hará que aumente nuestro deseo y hará que estemos más cómplices con nuestras pareja. Nunca debe hacerse obligado bajo ningún concepto, hay que querer.

Debemos focalizar aquello que nos gusta mentalmente, y erotizarlo.

¿Cómo conseguir una vida sexual plena?

Puede conseguirse, solo tienes que seguir tres sencillos consejos: 

1. Erotización del ambiente

Si nuestra habitación, salón, cocina nos parece el anti-morbo, es el momento de meter clave erótica en nuestro ambiente. Solo con poner unas velas, dejando a un lado las típicas luces hospital… y pongamos un poco de romanticismo a la vida con una luz más tenue. Incluso la decoración podemos hacerla con clave erótica: unas flores, unos pétalos de rosas… Lo que siempre has querido hacer y no has hecho. ¡Es el momento!

2. Pensamientos y fantasías eróticas

Sabías que este punto estaría aquí, ¿eh?. Es hora de poner las fantasías sobre la mesa, hacer juegos de rol, disfrutarlos y pasarlo bien con ellos. Podemos ser el pizzero y la señora de la casa; el profesor y la alumna; el portero y la vecina… por ejemplo, y montarnos unas historia que nos haga disfrutar del sexo como si fuera nuevo. En este caso la comunicación es muy importante, que sea cosa de ambos miembros de la pareja, no que solo quiera uno. Y si hay que buscar otra fantasía porque no se está 100% conforme con una, se busca.

3. Estimulación de zonas erógenas

Querer estimular partes del cuerpo para despertar deseo ya significa estar con clave erótica. Dar placer es tan importante como recibirlo y hace que ambos miembros de la pareja estén cómodos. Recuerda, habla con tu pareja, pregúntale cuál es la zona de su cuerpo que querrías que acariciara y también aventúrate a descubrir cada centímetro de su piel, para saber dónde puedes poner en marcha la excitación: las orejas, los brazos, las piernas, los pies… 

Hay que hacerlo progresivamente, con juego, siendo más sutiles. Ir de forma brusca puede provocar sobreexcitación y rechazo, y no queremos eso.

Esto son solo algunos trucos para poder tener una mejor vida sexual, pero hay que ser imaginativo, y seguro que se os ocurren muchas cosas que pueden ser bienvenidas para tener una vida sexual más activa.

¡Deja volar la imaginación!

Aunque hay ocasiones que somos presa de nuestros miedos, pensamientos, experiencias pasadas. Y todo ello nos afecta… Entonces es cuando os animo a contactar con un sexólogo. Siempre me gusta decir que todo tiene solución, solo hay que dar ese primer paso de hablar. No tengas miedo de entrar en una terapia sexual.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *