¿Qué es y cómo practicar sexo anal?

¿Qué es el sexo anal?

Parece bastante obvio, pero no está demás decir que se trata de la práctica sexual en la que existe una penetración anal, ya sea con el pene del hombre o bien con algún tipo de juguete sexual. 

Son muchas las prácticas sexuales que se llevan a cabo en estos tiempos. Cada uno experimenta y y vive el sexo de la manera que más le apetece y quiera disfrutar, pero debemos tener en cuenta siempre la seguridad. Y por supuesto que todo el que la va a practicar esté absolutamente de acuerdo con lo que va a hacer.

¿Cómo hacer sexo anal?

¿No sabes por dónde empezar cuando piensas en prácticar sexo anal? ¿Lo has probado y ha sido un auténtico desastre? O te ronda simplemente la pregunta de ¿cómo tener sexo anal?

Bueno vamos a intentar dar algunas claves para que si algún día pruebas, lo intentes disfrutar al máximo.

Seguramente lo que pienses de antemano, y que es lógico pensar por qué es así, es que ese “agujerito” es de salida y no de entrada. La sensación es algo rara, no estamos acostumbrados a que algo entre por orificio,  y es posible que experimentemos una sensación de rechazo, que queramos que lo que entra, salga inmediatamente.

¿Consejos para practicar sexo anal?

1. Relaja tu cuerpo y tu mente

Efectivamente, uno de los primeros consejos que puedo darte para practicar el sexo anal es que lo más importante es estar relajado e ir haciendolo poco a poco. 

Si usas juguetes tienes un plus ganado. No ir directamente con penetraciones. La vibración es una invención maravillosa que podemos utilizar para relajarnos e ir pillando gustito.Hay juguetes que no vibran, y también nos pueden servir, como por ejemplo las bolas anales.

Hay de muchas maneras y diferentes tamaños. Como os decimos siempre poco a poco y viendo dónde estamos cómodos. y sobre todo ir acostumbrándote a la sensación de penetración anal.

2. La lubricación es la clave del éxito

Importantísimo el segundo consejo, la lubricación. Si no hay lubricación olvídate de poner hacer nada. Y lubricación no vaginal, es decir, tenemos que utilizar geles y lubricantes porque por mucho que mojemos en casi todos los casos va a ser poco para nuestro ano.

Lubricantes hay de varios tipos, los de agua , los de silicona. Los de silicona, pueden ir bien, pero cuidado con las alergias. Y los de agua valen realmente para todo. Así que nunca esta de mas tener un bote en casa, por si un día te da por practicar anales.

Y también tenemos los dilatadores anales que son recomendables , ya que pueden adormecer un poco la zona y por ende hacernos sentir más relajados. Pero tienen el inconveniente de que como se siente menos, se puede producir alguna fisura o herida.

3. Dedícate tiempo

El siguiente consejo es utilizar los dos anteriores, primero el lubricante y poco a poco ir introduciendo las bolas para ir reconociendo las sensaciones. Una vez te hayas familiarizado con la sensación, y seas capaz de disfrutar y estar cómod@ puedes pasar al siguiente paso y probar otros juguetes.



Los tapones anales, van también bien para un primer contacto. Hay un sin fin de ellos, y para empezar pues os recomendamos no ser brutos y coged los pequeñitos. El plug, como también se llaman, puedes dejarlo durante toda la relación sexual dentro de tu ano, si estas cómod@, y hacer práctica vaginal o lo que queráis hacer. Tiene también esa finalidad, pero cada uno con lo que esté cómodo y quiera. Son solo recomendaciones o guiar un poco a este mundo de sexo anal.

4. Normaliza la situación

El sexo anal es una práctica como cualquier otra, y decía al principio es cosa de los dos. No tienes que hacerla para complacer a nadie si no te apetece.

También es posible que hayas tenido ganas de haberlo practicado y la experiencia haya sido catastrófica… Pues bien, ahora con estos pasos creo que es empezar desde el principio y no la casa por el tejado y una vez estés preparada o preparado, saldrá bien.

5. Higiene máxima

Por último, sé especialmente cuidadoso con la zona, ya que se pueden producir fisuras y tampoco queremos que entren por ellas enfermedades como el sida, gonorrea o sífilis.

Es importante saber que una vez que pasemos a penetraciones con un pene real, lo más sensato sería usar preservativo. Obviamente no por embarazos, sino porque el ano es un sitio con muchísimas terminaciones nerviosas y pueden romperse y ser foco de infección.

Se recomienda también no utilizar demasiado los enemas, o hacerse duchas anales. Se hacen para limpiar , pero su uso excesivo puede provocar lesiones.

¡Eso es todo! Disfrutar de esta práctica correctamente puede ser muy satisfactoria, pero, siempre que se quiera por ambas partes y se haga con cuidado.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *